lunes, 3 de octubre de 2016

El papel en PERSIA

Persia sobresale por sus miniaturas: pequeñas pinturas sobre papel, bien como ilustraciones de libros, bien como obras separadas que pretendían ser conservadas en un álbum de semejantes obras llamado muraqqa. Las técnicas son comparables, en sentido amplio, a las tradiciones occidental y bizantina de miniaturas en manuscritos iluminados. Aunque hay una tradición persa más antigua de pinturas murales, la cantidad y calidad de las miniaturas que se conservan, es mayor, y son la forma de pintura persa más conocida en Occidente. Muchos de los ejemplos importantes se conservan en museos occidentales o turcos.
Su punto más alto en la tradición se alcanzó en los siglos XV y XVI.62 Destacados maestros como Kamaleddin Behzad (h. 1450-1535) engendraron un nuevo estilo de pintura. La tradición continuó, con algo de influencia occidental, después de esta época,63 y tiene muchos exponentes modernos.
La miniatura persa fue la influencia dominante sobre otras tradiciones islámicas, principalmente la miniatura otomana en Turquía, y la miniatura mogol en el subcontinente indio.
 De Kamal al-Din Bihzad - Tehran Museum of contemporary art, Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=1367923


La tradición creció a partir de la ilustración de libros, ilustrando muchas escenas narrativas, a menudo con numerosas figuras. Las convenciones que se desarrollaron a la hora de representar los elementos de la escena fueron efectivos pero diferentes de la perspectiva gráfica occidental. Las figuras más importantes eran un poco más grandes que aquellas que la rodeaban, y las escenas de batallas pueden estar muy pobladas. La recesión (profundidad en el espacio pictórico) se indica colocando las figuras más distantes en la parte alta del espacio. Se presta gran atención al fondo, sea un paisaje o sean edificios, y el detalle y la frecura con la que se representan las plantas y los animales, las telas de las tiendas, las colgaduras o las alfombras, o los patrones de azulejos, es una de las grandes atracciones de esta forma artística. El vestido de las figuras se muestra igualmente con gran cuidado, aunque los artistas comprensiblemente a menudo evitan representar las telas estampadas que muchos habrían llevado. Los animales, especialmente los caballos que aparecen muy a menudo, están mostrados generalmente de costado; incluso las historias de amor que constituyen buena parte del material clásico a menudo se desarrollan en gran medida a caballo, por lo menos en lo que se refiere al príncipe protagonista. Los paisajes son a menudo montañosos (las llanuras que forman gran parte de Persia raramente aparecen), y se indica por un horizonte ondulado, y salientes de toca desnuda que, como las nuben en la pequeña zona de cielo que se suele presentar por encima del paisaje, están pintadas en convenciones que derivan del arte chino. Incluso cuando una escena se desarrolla en un palacio, el punto de vista a menudo aparece desde un punto algunos metros en lo alto, en el aire.64
El arte persa bajo el Islam nunca llegó a prohibir completamente la representación de la figura humana, y en la tradición de la miniatura la representación de figuras, a menudo en gran número, es esencial. Esto se debe en parte a que la miniatura es una forma de arte privado, que se conserva en un libro o en un álbum y sólo se mostraba a aquellos que el dueño elegía. Era por lo tanto más libre que las pinturas murales u otras obras que vería un público más amplio. El Corán y otras obras puramente religiosas no se ilustraban así, aunque las historias y otras obras literarias podían incluír escenas relacionadas con la religión, incluyendo aquellas representando a Mahoma, después de 1500 usualmente sin mostrar su cara